El Comienzo del Relato.

El futuro es el retorno…
Caco.

Comenzar a relatar esta historia, este relato, esta revista, es entrar en una parte muy íntima de mi misma esencia, no nací en una familia de nómades, más bien me hice nómade con el paso del tiempo por la magia de la vida y de los acontecimiento, el porque de ello está en mi niñez, en mi juventud, en mi adultez y en el momento en que comienza todo el futuro de este mismo instante presente, se debe a lo que ya pude comprender en mi propia vida, está en mi esencia, en mi espíritu y en cada una de lo que mis células pide; llevar un mensaje, un mensaje que trascienda, que deje legado, que genere memoria, rescatar la memoria antigua que nos pertenece como raíz y la memoria futura que nos permita soñar más aliviados.

Este relato comienza un día de noviembre del año 2017, cuando el “Conjunto Estelar de las Pléyades” está transitando el zenit de la medianoche, que es el día en que decidimos partir con rumbo a Curanipe, VII región del Maule en Chile. Sabíamos que era un lugar marino, costero, que tenía una historia cercana muy sensible debido al terremoto y tsunami del año 2010, nos era un enigma que queríamos conocer y explorar junto a Francisco, psicólogo, acupuntor. Partimos muy temprano desde Santiago de Chile, por la carretera 5 Sur, hasta que en el cruce de Teno, decidimos adentrarnos hacia la costa y tomar ruta por la carretera costera.

Camino Teno a Licanten. – ver mapa: https://goo.gl/xCsjje

El paisaje mismo nos hizo disminuir la velocidad del jeep, ya que nos fuimos encontrando con el espíritu calmo de lo rural en primavera, aromas diversos y colores profundos como paisajes ensoñados del campo central de Chile, sauces, parras, rosas, árboles frutales en brotes florales, un momento mágico que lo disfrutamos con toda la sensibilidad placentera que pudimos, dentro de este sentir, nuestra vista inhalaba las bellas imágenes de nuestra naturaleza, poco a poco nos fuimos encontrando con el Río Mataquito,  que nutre de relatos muy especiales a la historia de este país, tanto así que el nombre “Matha” quiere decir “médula” en lengua nativa ancestral mapuche. Buscando un buen lugar para descansar de la ruta y permitirnos contemplar la belleza de este caudal, fue cuando en el momento exacto y esperado nos encontramos con esta maravillosa imagen, el Puente Colgante de Licantén.

Puente sobre el Río Mataquito – ver mapa: https://goo.gl/TCKeag
Puente Colgante.
Río Mataquito, vista este desde el puente colgante.
Río Mataquito, vista oeste desde el puente colgante.

Después de darnos un momento para disfrutar estas imágenes, le relato a Francisco que la palabra “Licán”, habla en lengua nativa de una piedra preciosa, que por lo general está contenida dentro de un ambiente creativo brillante, estabamos en ese relato, cuando nos acercamos al kiosco llamado “Donde Claudio”, en el cual le preguntamos a quién atendía, por un monumento que estaba a unos 30 o 40 metros desde aquel lugar que despertaba nuestra curiosidad, la señora Martha  nos comenta que es el Memorial a Pablo de Rokha, oriundo de Licantén, ahí mismo miro a Francisco y le pregunto a la señora Martha, ¿dónde está la piedra preciosa de Pablo?, ella me contesta en forma misteriosa mirando al noreste de aquel lugar, – arriba de este monte parece… -, ahí le comento a Francisco, por algo uno de los más grandes poetas de nuestras tierras, nació y habitó en un lugar llamado Licantén; Lugar de Piedras Preciosas. ¿Cuántas piedras preciosas nos ha regalado Pablo de Rokha?.

Mágico momento vivimos en ese lugar, nuestra mente y espíritu dejó una semilla en el tiempo para volver a buscar la piedra preciosa de Pablo, por lo pronto nuestra ruta era aproximarnos al mar e ir encontrándonos con la carretera costera, para llegar durante el día a Curanipe.

Llegando al pueblo de Lora, comenzamos a sentir la brisa fresca marina que alejaba el intenso calor del medio día de nuestra ruta por el valle del río mataquito, el aroma a mar se aprontaba sobre nosotros y con ello ya nos parecía que era momento para enlazar la ruta costera, que belleza fue atravesar el puente del río y encontrarnos con unas dunas ancestrales, imagen no solo épica, sino que planetaria, galáctica y cósmica, ya estabamos en la Ruta del Mar de las Caletas del Maule, rumbo directo a nuestro lugar, Curanipe.

Ruta del Mar, Camino Licantén a Curanipe – ver mapa: https://goo.gl/Pd2FEa
Ruta del Mar, Dunares – ver mapa: https://goo.gl/Pd2FEa 

La Ruta del Mar es hermosa, durante el viaje la contemplación nos aquietó la mente, disfrutamos del silencio y el paisaje hipnótico, no les cuento más para que tengan la posibilidad de algún día transitarlo, sí, les dejo la certeza que la belleza tiene en cada rincón un sinónimo en este lugar y se siente profunda.

Ya llegando a Constitución tuvimos un encuentro dual; – ¡qué bello bosque! – señala mi compañero de ruta, yo en mi constante rol de educador, le comento, y le pido disculpas por lo que le voy a contar; – no es un bosque querido amigo, lo que ves en tamaña forma es una plantación de pino y eucaliptus, algo bastante poco cuerdo y sensato a la altura de los tiempos, pero muy popular en los años ochenta y noventas, es sabido, que este tipo de cultivo atenta contra el planeta y la biodiversidad, ya que al ser un monocultivo, no deja que el ecosistema opere sanamente, así también económicamente solo unos pocos ganan y otros muchos no son beneficiados con ello -, a lo que mi querido amigo me responde con aguda mirada, – hay mucho por informar, dar a conocer y consciencia a crear -, yo le respondo; – a eso vinimos querido amigo a eso vinimos, a proteger la cultura, la unión en la diversidad y a dar a conocer que el futuro es el retorno -.

El viaje continuó su ruta por las Caletas del Maule, en Chanco pasamos a suministrarnos de frutas, en el camino nos encontramos con muchos puestos que ofrecían frutillas, por lo que nos hicimos de las nuestras, pasamos por Pelluhue un bello pueblo a orillas del mar, hasta que llegamos al Eco Surf Lodge donde nos hospedamos a dejar nuestras cosas, comer algo, descansar un poco, para realizar nuestra llegada a contemplar la belleza de Curanipe, el lugar de las piedras negras y el cuarzo blanco brillante.

Bienvenida a Curanipe – ver mapa: https://goo.gl/hb1E1Z
Puesta de Sol en Curanipe – ver mapa: https://goo.gl/hb1E1Z
Luna Nueva en Curanipe.
Sonrisa de Luna Nueva en Curanipe.

En este día la Luna Nueva sonriente nos daba la bienvenida.

Claudio Arenas Vergara 
Caco, Eco Surf Lodge.  
Curanipe, Chile.

 

—————————-
Visita nuestros patrocinadores sus emprendimientos te encantarán.

 

 

 

 

 

🌿

4 opiniones en “El Comienzo del Relato.”

    1. Hola Constanza, gracias por escribir tu comentario, me alegra que pudieras adentrarte en la ruta, por estos días he podido reunir mucho material que devela maravillosos relatos locales, cuyos misterios nos pertenecen a todos, espero pronto publicarlos.

      Gracias nuevamente, siempre bienvenida.

      Caco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *